7-La terciarització de l´espai

EL TURISMO RENACE
El aumento de visitantes favorece el crecimiento, pero España necesita invertir más en calidad

23 MARZO 2014, EL PAÍS

Con demasiada frecuencia se olvida que el turismo es uno de los pilares de la estructura económica de España y, en consecuencia, que sin su recuperación no habrá tasas sustanciales de crecimiento durante los próximos trimestres. Uno de los parámetros más esperanzadores relacionados con el fin oficial de la recesión es precisamente la entrada masiva de turistas a partir del año pasado. Efectivamente, en 2013 llegaron a España más de 60 millones de turistas, que se dejaron rentas por importe de 56.000 millones de euros, nada menos que el 6% del PIB. La tendencia se mantiene este año; en los dos primeros meses se ha registrado una entrada turística de más de seis millones de llegadas, casi el 12% más que en los dos primeros meses de 2013. Es decir, 2014 será probablemente un año turístico mejor que el anterior y contribuirá a apuntalar los indicios de reactivación.

El retorno de la esperanza turística se debe a dos causas de peso que distan de tener carácter estructural. Por un lado, algunos destinos competidores (Egipto, Turquía) pierden atractivo circunstancial debido a convulsiones políticas o sociales. La estabilidad de la democracia española es un punto decisivo a favor en estos casos. El segundo motivo es de orden económico: España es un país comparativamente barato respecto de los países de origen del mayor número de turistas (Reino Unido, Francia, Alemania). Esta ventaja se aprecia no solo en el proceso de desinflación (la moderación de los precios es dominante en Europa) sino también en los ajustes de costes en bienes y servicios ejecutados en la economía española entre 2009 y 2012. El ejemplo característico es el del mercado inmobiliario. No es casualidad, sino un fenómeno concomitante, que la inversión extranjera esté volviendo poco a poco a apostar por la construcción.

Pero el factor competitivo estructural del turismo sigue siendo el sol y las playas. En esto no hay grandes variaciones sobre el boom turístico de los años sesenta. Durante décadas se ha insistido en que el mercado turístico español debía poner las infraestructuras adecuadas para complementar el sol y playa con otras actividades que atrajeran además a turistas con más nivel de renta. Lo que se ha conseguido no es poco (el turismo cultural aumenta), pero no ha cuajado en una estructura segura de ingresos parangonable al turismo tradicional de rentas medias o bajas.

La calidad turística se afianza con inversiones meditadas (deportivas o culturales), respeto ambiental y buenas infraestructuras. Justamente lo contrario de lo que durante décadas se ha permitido, con la complicidad de las autoridades locales y autonómicas, en el litoral español. Las cicatrices de tanto disparate urbanístico dañan la percepción que puedan tener los turistas con rentas altas respecto de los servicios y oportunidades de ocio en España.

 

EL TURISME DE SOL I PLATJA

Aquestos documentals de publicitat turística són una bona mostra de l´inici de l´explotació turística de les nostres costes en la dècada dels anys 50. En ells podem veure un territori lliure de l´especulació immobiliària que va caracteritzar les dècades següents i que es va desfermar amb la bambolla immobiliària de la primera dècada del S. XXI, amb conseqüències desastrosses per als nostres paisatges i ecosistemes litorals.

 

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: